14 de dez de 2012

Entre pasos, tropezos y una valija llena de ternura

Hay un regreso. Hay un encontrarse. Con los tuyos. Con vos mísmo.
Hay un solo boleto de ida.

Hubieron cinco direcciones de casas.  Todas las líneas de subte.
Un numero de teléfono. Dieciocho materias cursadas. Un par de bares preferidos. Más de docenas de conciertos, cines y teatro.
No mucho llanto. Mucho aliento. Dos años de risas.
Un numero de documento nacional. 
Fueron ocho estaciones muy bien vividas.

Me fuí cuando todo era lindo. Mísmo con eso, fuí. 
Entrando en la oscuridad, donde yo mísma tenía que prender la luz a cada paso. Pero, me se prenderan las velas también.  
Sin español, sin conocidos, sin vivienda.
Ahora con todo eso y otras muchas cosas más, regreso sin excesos. Lo justo!
Vuelto a converterme en un ser sin la condición de estar de pasaje. O no.

Qué es la vida que no gran ciclo, un gran pasaje?

No banco el discurso de regresos y despedidas definitivas.
Que venga los Buenos Horizontes. Y viva la mariposa!



Nenhum comentário: